Las salas blancas o limpias son aquellas en las que deben controlarse exhaustivamente una serie de parámetros (temperatura, humedad, presión, iluminación) con el fin de mantener los niveles de contaminación lo más bajos posibles. Es muy habitual encontrar este tipo de salas en la industria farmacéutica o laboratorios, pero también en industria alimentaria, fabricación de semiconductores, etc.

ÚTIL SEMIAUTOMÁTICO PARA INSERCIÓN DE GOTEROS EN BOTES DOSIFICADORES